Se han detectado en diversas regiones de los Estados Unidos, niveles bajos de radiación, provenientes de la planta nuclear Fukushima en Japón. Sin embargo, informes de la Agencia de Protección Medioambiental, (EPA por sus siglas en ingles), reportan que dichos niveles no representan un riesgo para la salud.

Mientras en Japón, los ingenieros y trabajadores luchan para mantener las temperaturas de sus reactores a niveles de enfriamiento definitivo. Esto ha traído consecuencias con el agua que esta siendo utilizada, puesto que de alguna manera hay que drenar y dicha agua esta contaminada, Se han detectado pérdidas de agua contaminada en los alrededores de la planta. La evacuación es casi total, y muchos de los trabajadores han tenido que recibir tratamiento por los efectos nocivos de la radiación.

En medio de tragedia, la pesadilla continúa. Esperemos dios se ponga de nuestro lado en este momento, y ayude a encontrar las soluciones para remediar este desastre, antes de que se vuelva peor.

 

 

Anuncios